En La Bañeza, nadie sin luz